Ted S. Warren/Associated Press

La OMS dice que el sentimiento contra las vacunas es una de las 10 mayores amenazas para la salud

Héctor Serrano | 25 Enero 2019


La ignorancia de los anti-vacunas crea peligrosas amenazas para la salud pública.

La población mundial enfrenta diversos desafíos de salud, que van desde brotes de virus graves y bacterias resistentes a los medicamentos hasta el aumento de enfermedades no transmisibles como la obesidad y las enfermedades cardíacas.


Si bien algunas partes del mundo tienen acceso limitado a las vacunas, los pacientes en otras regiones se muestran reacios a usarlas, en parte debido al movimiento contra las vacunas.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) identificó 10 de las mayores amenazas para la salud mundial en 2019. Entre las amenazas se encuentran los peligros provocados por los humanos como la contaminación del aire, el cambio climático, los servicios de salud débiles y la pobreza, así como las principales enfermedades como el ébola, el VIH, el dengue y el cáncer.


Sin embargo, de los diez que se enumeran, la tendencia creciente de rechazar vacunas y combatir enfermedades como el sarampión se considera una de las peores. La OMS escribe que aunque un número significativo de personas ya están protegidas por vacunas, aún más podrían protegerse si tuvieran el tratamiento.


"La vacilación de la vacuna, la renuencia o el rechazo a la vacunación a pesar de la disponibilidad de vacunas, amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación," escribe la OMS.


Las vacunas salvan de 2 a 3 millones de vidas en todo el mundo cada año, según la OMS. Pero se podrían evitar 1.5 millones de muertes adicionales si se vacunara a más personas.


La cobertura de vacunación global se mantiene en el 85%, lo que significa que el 15% se niega o no tiene acceso a las vacunas.


Algunos padres no se vacunan porque creen en el estudio de 1998 sobre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés), que erróneamente dijo que puede conducir al autismo en los hijos.


Pero aunque el estudio ya ha sido desacreditado, muchos todavía creen que la vacuna MMR y otras vacunas para enfermedades potencialmente mortales como la viruela, la gripe y la poliomielitis pueden causar más daño que bien.


El informe de la OMS dice que los principales impulsores del rechazo de la vacuna son la pereza, las molestias y el temor de que las vacunas puedan causar más enfermedades de las que previenen.

VISITA NUESTRAS CATEGORIAS