AP

En China, Bill Gates alienta al mundo a construir un mejor inodoro

Héctor Serrano | 06 Noviembre 2018


Gates usa una jarra de excremento humano para promover la nueva tecnología de aseo, y señalar las cientas de miles de muertes causadas por el saneamiento deficiente.

El fundador de Microsoft, Bill Gates, blandió un frasco de excremento humano durante un discurso en China el martes, como parte de una petición para la eliminación segura de los desechos humanos. El multimillonario filántropo colocó el frasco en un pedestal junto a él para iniciar una exposición de tres días sobre el "inodoro reinventado" en China en la expo que lleva el mismo nombre "Reinvented Toilet Expo".


"Tú puedes adivinar qué hay en este vaso de precipitados, y tendrías razón. Heces humanas," dijo Gates. "Esta pequeña cantidad de heces podría contener hasta 200 billones de células de rotavirus, 20 mil millones de bacterias Shigella y 100,000 huevos de gusano parásitos," señala Gates en su discurso sobre las enfermedades causadas por la falta de higiene.


"Lo saqué para llamar la atención sobre un problema grave que mata a más de 500,000 personas cada año: el saneamiento deficiente. En lugares sin saneamiento seguro, hay mucho más que una [jarra] en el medio ambiente," dijo. "Estos y otros patógenos causan enfermedades como la diarrea, el cólera y la fiebre tifoidea que matan a casi 500,000 niños menores de cinco años cada año".


Las cifras presentadas por Bill Gates son ciertas. Cerca de 4,500 millones de personas, más de la mitad de la población mundial, viven sin acceso a servicios de saneamiento seguros.



El multimillonario filántropo, cuya Bill & Melinda Gates Foundation gastó $ 200 millones durante siete años en la investigación de saneamiento, mostró unos 20 diseños nuevos de inodoros y procesadores de lodos que eliminan patógenos dañinos y convierten los desechos corporales en agua limpia y fertilizante.


Más de 20 empresas e instituciones académicas están exhibiendo nuevas tecnologías de inodoros en la exposición de tres días en Beijing, desde inodoros independientes hasta una planta de tratamiento de residuos a pequeña escala y autoalimentada llamada Omni Processor.


Gates llevó su discurso a China con la esperanza de encontrar una audiencia agradecida. El país, ahora la segunda economía más grande del mundo, ha hecho una mejora en la vida cotidiana de sus habitantes, que alguna vez fueron afectados por la pobreza, una prioridad absoluta.

VISITA NUESTRAS CATEGORIAS