Reuters

El trastorno por videojuegos se considera un problema mental según la OMS

Héctor Serrano | 26 Diciembre 2017


El trastorno por videojuegos es una condición real de salud mental recientemente reconocida.

El desorden del videojuego no es el nombre de un juego, en cambio, el borrador de la próxima 11° actualización de la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11) de la Organización Mundial de la Salud ahora incluye "trastorno de juego", que describe la posibilidad de que los videojuegos generen trastornos patológicos (o incluso adicción).


Este desorden ha sido un asunto largamente discutido y este sería el primer paso firme que se da en esta dirección, que sin duda generará una gran controversia en el ámbito científico por las dudas y el rechazo que provoca esta clasificación.


El trastorno se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego "continuo o recurrente" y, aunque todavía no se ha cerrado la definición, la OMS vincula este nuevo trastorno a tres condiciones negativas provocadas por el mal uso de los juegos digitales:

1).- Por no controlar la conducta de juego en cuanto al inicio, frecuencia, intensidad, duración, finalización y contexto en que se juega.

2).- Al aumento de la prioridad que se otorga a los juegos frente a otros intereses vitales y actividades diarias.

3).- Al mantenerse la conducta o darse una escalada "a pesar de la ocurrencia de consecuencias negativas", según el borrador actual que maneja la OMS.


Shutterstock


El trastorno se refiere al uso de juegos digitales o videojuegos, que se puede realizar mediante conexión a Internet o sin ella. Estar en la ICD-11 significa que se convertirá oficialmente en una condición de salud, un diagnóstico que puede ser utilizado por médicos, otros trabajadores de atención médica y compañías de seguros. Algunos incluso pueden llamarlo una etiqueta.


Ten en cuenta que esto no significa que jugar videojuegos es un trastorno mental. Individuos mentalmente sanos juegan videojuegos, y dependiendo del juego y cuándo, con qué frecuencia, durante cuánto tiempo, por qué y dónde lo juegas, los videojuegos pueden ser una forma segura de mejorar la coordinación mano-ojo, mejorar las habilidades para resolver problemas, aliviar el estrés, conectar personas y vivir fantasías como explica Daphne Bavelier, profesora de la Universidad de Ginebra.



Aún así, de acuerdo con Vladimir Poznyak del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, "los profesionales de la salud deben reconocer que los trastornos del juego pueden tener consecuencias graves para la salud." Aclara que la mayoría de las personas que juegan videojuegos no sufre ningún trastorno, del mismo modo que la mayoría de las personas que beben alcohol tampoco, pero hay circunstancias en que el uso excesivo puede generar efectos adversos, según este experto de la OMS.


La OMS comenzó a considerar este trastorno hace una década, y tras años de trabajo con profesionales de salud mental, se ha reconocido el desorden oficialmente en su próximo manual de diagnóstico. Pero no hubo otros problemas relacionados con la tecnología, como la adicción a los móviles o a Internet que, desde su irrupción, han estado siempre presentes en el debate público debido a que el patrón de comportamiento puede causar un dolor significativo en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educativo, ocupacional u otras áreas importantes.


En última instancia, los videojuegos pueden ser algo bueno o malo, dependiendo de cómo lo hagas y si el hábito reemplaza las interacciones humanas o la realidad. Llevar un registro del estado de ánimo de las personas y de cómo los juegos pueden estar afectando el resto de su vida sirve para asegurarse de que el jugador tiene el control de su vida y no el videojuego.

VISITA NUESTRAS CATEGORIAS