Stephen Covey

Estos son los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Héctor Serrano | 16 Julio 2017

Sé proactivo.

Escrito por Stephen R. Covey, "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva" es uno de los libros de desarrollo personal, administración, liderazgo y de negocios más influyentes de la historia. Su alcance e influencia ha llegado a motivar a personalidades públicas como Tony Robbins, Michael Phelps, Mitt Romney, Steve Forbes, Jim Collins, Kevin Turner, Marie Osmond, Dara Torres, Patricia García Rivera, Arianna Huffington entre muchas personas más.


Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva es el libro de autoayuda y desarrollo personal por excelencia. Ha vendido más de 25 millones de copias alrededor del mundo desde su publicación en 1989, y su esencia ayuda al lector a complementar su persona y sus actitudes a un alto nivel de efectividad en todos los aspectos de su vida, enfocándose en lo que el mismo Covey llamó una vida centrada en principios, la ética del carácter, y la conciencia moral.


Stephen Covey mencionó especialmente que él no se atribuye la creación de dichos hábitos. Él solamente los identificó y los organizó en un marco secuencial. Los siete hábitos de la gente altamente efectiva han existido desde el inicio de la civilización y trascienden a las futuras generaciones de manera atemporal.


Covey estaba convencido de que vivir una vida aplicando los siete hábitos, inspirando a los otros a hacer lo mismo llevaría a formar una civilización más empática que colaboraría en hacer un mundo mejor.


Estos son los 7 hábitos que Covey recopiló en su libro y que pueden ayudar a una persona a practicar su vida con una alta efectividad proactiva.


Primer hábito. Sea proactivo.

El hábito de la proactividad consiste en tener la responsabilidad y la libertad para responder a lo que sucede a nuestro alrededor, identificando lo que es más importante en un momento dado. Debemos enfocarnos en las cosas en las que podemos influir, lo que Covey llamó "círculo de influencia", y no en aquellas cosas en las que no tenemos el control (círculo de preocupación).


Tomar la iniciativa consiste en ser la figura de transición y el cambio en nosotros mismos, sin esperar que los demás tomen la iniciativa para cambiar primero.


Las personas proactivas se enfocan solamente en el alcance de su influencia, capitalizan su aprendizaje y toman acción en base a lo más importante.

Segundo hábito. Empiece con un fin en mente.

El hábito de la visión y el propósito constituye la base de los resultados proyectados mediante la imaginación en nuestra mente antes de realizar el primer paso a la realidad planeada. Es detectar una misión, una visión y unos valores para nuestra vida que se centren en liberar nuestro potencial.


Cuando las personas comienzan con un fin en mente se aseguran de tener el compromiso con el propósito común que dicha persona ha definido en su vida. Los valores son códigos de conducta y la visión se convierte en una guía para la toma de decisiones diarias.


Una persona que practica este hábito tiende a involucrase más en las cosas que la inspiran a dar lo mejor de sí.


Flickr/Steve Jurvetson

Flickr/Steve Jurvetson


Tercer hábito. Establezca primero lo primero.

Este es el hábito de la realización y jerarquización: invertir nuestra energía y recursos en las cosas que valen la pena y que realmente harán la diferencia, y que además están alineadas con la misión, visión y valores personales.


Las personas que establecen, planifican y organizan las cosas por orden de prioridad e importancia son aquellas personas que llevan a cabo con excelencia sus actividades diarias, o semanales a preferencia de Covey. Logran resultados superiores y actúan con integridad sin perder el enfoque mental de lo más importante.

Cuarto hábito. Pensar en ganar/ganar.

Es el primer hábito designado en desarrollar las relaciones interpersonales en la llamada victoria pública. Este hábito busca crear la equidad, el respeto y el beneficio mutuo entre todas las partes involucradas en la comunicación. Se trata de buscar el ganar/ganar en todos los aspectos de una relación.


Las personas con el hábito de ganar/ganar enfocado en su persona y comunicación con los demás liberan la confianza y el entendimiento de las personas a través de la seguridad que ofrece la buena voluntad de compartir una victoria. Las personas así están siempre dispuestas a compartir información, conocimiento, ideas y reconocimiento de forma natural.


Two business men shaking hands at international business meeting.

Flickr/thetaxhaven

Quinto hábito. Procure primero comprender, y después ser comprendido.

Este es el hábito más conocido y menos practicado por todas las personas de este mundo: el hábito de la empatía y la comunicación efectiva. Consiste en invertir tiempo y esfuerzo para entender genuinamente y con profundidad lo que la contraparte está tratando de hacernos entender, involucrando el contenido del mensaje, la postura, el contexto, su lenguaje corporal, sus prioridades, las emociones y sobre todo, la perspectiva de la mano de la empatía.


Las personas que poseen este hábito de manera natural, intentan comprender primero, escuchar, antes de ser entendidos y comunicar. La comunicación fluye y la confianza se fortalece, los conflictos se minimizan y el aprecio y la colaboración surgen.

Sexto hábito. La sinergia.

El hábito que depende de los hábitos cuarto y quinto es la sinergia, el hábito de la interdependencia efectiva, ya que valora las diferencia y busca construir fortalezas y oportunidades ahí donde la gente solo ve conflicto de intereses.


La sinergia no solamente es lo correcto, también es lo inteligente. En las diferencias, cuando las integramos con una visión en su conjunto, una visión común, y las rodeamos con respeto y entendimiento, esta visión se fortalece.


Una persona que practica el hábito de sinergizar, convierte el conflicto en diálogo constructivo que produce soluciones reales y superiores.


Flickr/Broo_am (Andy B)

Flickr/Broo_am (Andy B)

Séptimo hábito. Afile la sierra.

El séptimo y último hábito es el hábito de la renovación, el de la llamada mejora continua que busca poner en práctica y globalizar los seis hábitos pasados en un estilo de vida. Consiste en invertir en nosotros de manera periódica para renovarnos en las cuatro dimensiones más importantes de la vida: física, mental, emocional/social y espiritualmente.


Las personas que constantemente buscan “afilar su sierra” son personas sabias, llenas de energía y propósito, que innovan y mejoran constantemente en lo que hacen y en todos los aspectos de su vida.


11 datos interesantes y curiosos sobre la Segunda Guerra Mundial

Historia

La Segunda Guerra Mundial está llena de historias que la misma historia no cuenta.

Héctor Serrano | 24 Julio 2017

En un video Steve Jobs explica su deseo de contribuir a la historia

Scitech

El legado de Steve Jobs continúa a través de los productos de Apple, y su visión que inspira a los demás a fundar empresas.

Héctor Serrano | 24 Julio 2017

Las 15 personas más ricas de la historia ajustados a la inflación

Historia

¿Quiénes son las personas más ricas de la historia?

Héctor Serrano | 23 Julio 2017

VISITA NUESTRAS CATEGORIAS